¿Por qué el Mindfulness está adquiriendo tanta relevancia en el mundo actual?

Practicar Mindfulness significa volver a casa, a nuestra esencia, a nosotros mismos, en medio del escenario y momento en el que nos encontremos, simplemente, abiertos a la experiencia. Desde aquí, al estar realmente involucrados en nuestro presente, al estar conectados con nosotros mismos, podemos responder sabiamente a los desafíos que se nos planteen.

El Mindfulness es poner conscientemente nuestra atención plena en el instante presente, sin juzgar la experiencia, tan sólo viviendo lo que sucede. Implica vivir momento a momento y verlo todo de una manera nueva, sin calificarlo como “bueno” o “malo”… y esto es lo que nos permite experimentar la vida en vez de simplemente pasar por ella o peor aún, sufrir por ella.

A simple vista, parece tarea fácil, sólo hay que dejarse llevar y fluir por el transcurso del tiempo que es nuestra vida…pero, ¿qué sucede cuando tenemos preocupaciones o problemas?, ¿cuándo desvalorizamos o agrandamos las experiencias?, ¿cuándo nos tratamos mal y nos regañamos por cometer errores?, ¿cuándo las emociones nos sorprenden o sentimos que nos inundan? Y ¿cuándo nuestros jefes nos gritan, nos asaltan temores económicos o nos invade la culpa?…

Pues que podemos empezar a sufrir estrés, agobios, temores, pensamientos de poca valía, pueden aparecer tensiones, dolores de cabeza, de tripa, multitud de síntomas… y podemos dejar de disfrutar de la vida…llegando incluso, a bloquearnos… ¡Pasamos de experimentar el presente, a reconcomernos por el pasado o preocuparnos por el futuro! Es más, al desconectarnos de nosotros mismos, no sólo no vivimos el aquí y el ahora, sino que dejamos de ocuparnos realmente de nuestro futuro.

“El 99,99999% de tus miedos viven solo en tu imaginación, en la anticipación y en la memoria.

Incluso  si lo “peor” llegara a suceder, te encontrarías a ti mismo resolviéndolo en el momento, respondiendo desde la presencia”.

 Jeff Foster.

Es por ello, que aprender Mindfulness y practicar ejercicios que nos acerquen a nosotros mismos y que nos conecten con lo que realmente está sucediendo, se hace fundamental para sentirnos bien, en paz y satisfechos.

Una asistente a los talleres de relajación que imparto, me dijo: “creyendo que venía a desconectar de todo ese ruido y estrés interno, resulta que me he reconectado conmigo misma”. Es como cuando sales a la naturaleza y contemplando un paisaje, te das cuenta de que estás mucho más contigo en medio de esa inmensidad, que cuando por ejemplo, te sientas tú sólo en el sofá a ver una serie después de una dura jornada laboral.

Todos tenemos esta capacidad de simplemente estar en el presente, lo que ocurre es que en el mundo actual es realmente difícil parar para respirar y estar sin más, nuestra sociedad fomenta justo lo contrario. El ruido, las prisas, los “me faltan”, los “aún no tengo” o “aún no soy”, los temores, etc. hacen que olvidemos este gran poder que tenemos…pues todos podemos poner atención en nuestra respiración, comer saboreando, hacer un escáner de nuestro cuerpo o disfrutar de un paisaje…La buena noticia, es que sólo tenemos que practicar y rápidamente, refrescamos nuestra memoria evolutiva.

Para conseguir lo que el Mindfulness nos propone y vaciar nuestra mente, podemos ir paso a paso practicando diferentes ejercicios que permiten poner la atención y la concentración en diferentes aspectos, facilitando así la experiencia de sólo estar en el aquí y el ahora. Las únicas dos premisas son:

  1. Que si llegan pensamientos ajenos los dejes pasar, sin “engancharte a ellos”. Cuando te des cuenta, vuelves a tu ejercicio.
  2. Y cuando percibas cosas, emociones, sensaciones, etc. no las juzgues, ni las califiques.

Te propongo algunos ejercicios:

  1. Atendiendo a tu respiración: Puedes practicar durante 5-10 minutos la atención a tu respiración. Consiste en mirar como lo haces, sin tratar de hacerla más rápida o más lenta, solo fijándote en como el aire entra, recorre tu cuerpo y sale. A tu ritmo.

  2. Escáner corporal: Este ejercicio consiste en realizar un recorrido por todo tu cuerpo y poder pararte a observar las sensaciones que te transmite cada parte de él, de los pies a la cabeza: tensión, hormigueo, frio o calor…sólo observando lo que ocurre.

  3. Admirando un paisaje: En esta ocasión, se trata de sentarte frente a un paisaje 5 minutos y recorrer todo el cuadro describiendo lo que ves, admirando los colores, los olores, los sonidos, fijándote en cada detalle.

  4. Practicando la gratitud: En “El pequeño libro del Mindfulness”, la Dra. Patrizia Collard escribe: “cuando sentimos un amor genuino por nosotros mismos, podemos conectar con nuestra bondad verdadera, ver los dones que nos han sido dados y luego sentir la alegría de compartirlos con los demás”. Puedes sentarte 10 minutos y repetirte un “mantra” de gratitud (por ejemplo: “doy las gracias por estar vivo”). Observa como resuena en tu interior, como el eco del mantra va impregnando cada parte de tu cuerpo y cómo sientes su energía.

  5. La uva pasa: Jon Kabat Zinn propone un precioso ejercicio que se realiza con una uva-pasa. Consiste en comerla fijándote antes en cómo es, qué tacto tiene, cómo se refleja la luz en ella…tomándote tu tiempo para por fin, introducirla en la boca y observar todo lo que ocurre, paso a paso hasta que la tragas.

Además, los ejercicios de Mindfulness nos permiten hacernos conscientes de lo que pensamos, bajar el ritmo de pensamiento, crear un lenguaje mucho más comprensivo y  compasivo hacia nosotros mismos; también nos hacemos conscientes de lo que sentimos, de cuáles son nuestras emociones; y, como algunas de las maneras de llevarnos a la atención plena son la concentración en la respiración y la  realización de un escáner corporal, el Mindfulness puede disminuir la sintomatología física. Numerosos estudios han demostrado que la práctica regular de ejercicios de Mindfulness, puede cambiar la bioquímica del cuerpo y modificar estructuralmente el cerebro.

Artículo escrito por Ana María Blasco psicóloga y psicoterapeuta de Terapia Viva.

EN TERAPIA VIVA PODEMOS AYUDARTE 

HAZ CLICK AQUÍ PARA CONSEGUIR TU PRIMERA SESIÓN GRATUITA