Vamos a explicarte un poco más de estos tres conceptos relacionados y comúnmente tratados indistintamente, para poder proporcionarte un apoyo psicoterapéutico en sintonía contigo  y  tus necesidades.

La identidad sexual es la suma de las dimensiones biológicas y su conciencia que permiten a un individuo,  reconocer su pertenencia a un sexo u otro, es decir, ser varón o mujer independientemente de la identidad de género (sentirse como hombre o mujer) o su orientación sexual (tendencia o inclinación sexual).

La identidad de género y la identidad sexual se diferencian en que la primera es más general e incluye aspectos no estrictamente biológicos. La identidad de género, por tanto, añade una dimensión psicológica de identificación que puede ser independiente de los caracteres fenotípicos que todos los seres humanos poseen en función de condicionantes biológicos.

La orientación sexual se refiere a un patrón de atracción sexual, erótica, emocional o amorosa a determinado grupo de personas definidas por su sexo. La orientación sexual puede ser dividida en tres principales partes: la heterosexualidad (atracción hacia personas del sexo opuesto), la homosexualidad (atracción hacia personas del mismo sexo) y la bisexualidad (atracción hacia personas de ambos sexos).

La adolescencia es una época, tanto de cambio como de consolidación para la creación del autoconcepto. Se dan múltiples cambios corporales que influyen en el sentido del yo; como el crecimiento intelectual, el desarrollo de la sexualidad, la madurez, la visión que se tiene de los otros, como estar en grupo. Seguro que te encuentras inmerso en un viaje de autonomía emocional y toma de decisiones que van desarrollando tu identidad. Todo esto va a influir también en la identidad sexual, la identidad de género y la orientación sexual.

Este proceso de cambio y consolidación relacionado con la sexualidad es sano y natural, aunque en ocasiones puede vivirse con malestar y confusión. La opinión de los iguales, la presión social, la toma de decisiones o sentirte diferente puede generarte angustia y malestar.

¿Es este tu caso?

                En Terapia Viva te ofrecemos nuestro apoyo  y acompañamiento. Desde la aceptación incondicional y el vínculo sano, trabajamos para que indagues sobre quién eres y desarrolles una buena relación contigo mismo. El trabajo emocional profundo, el duelo psicoterapéutico, el focusing, el aprendizaje de habilidades sociales y la toma de decisiones, entre otros, pueden ayudarte a vivir plenamente y de manera auténtica, en sintonía con tu sexualidad.

Pide cita en el 644 976 627