El sueño y nuestra salud emocional

Las exigencias del día a día hacen que muchos miremos la noche como ese momento en el que descansaremos y recuperaremos toda la fuerza y energía vital para comenzar otro día más. Por ello, el sueño y dormir bien se hace imprescindible. Hay muchos factores que pueden influir en nuestro descanso nocturno y la balanza se puede inclinar, hacia una noche de sueño placentero o hacia el insomnio más desesperante… pasando por toda una escala de grises.

También, hay muchas creencias acerca de si se duerme mucho o poco. Quizá para algunos, dormir no sea tan importante porque  “quita horas de actividad»… seguro que hemos oído alguna vez: ”ya dormiré cuando me muera» o “dormir es una pérdida de tiempo”…

Lo que está claro científicamente es que, independientemente de las creencias, las funciones del sueño son importantísimas para nuestro organismo. El SUEÑO representa, ni más ni menos,  una función vital porque:

  • El ser humano no puede vivir sin dormir.  Nos pasamos 1/3 de nuestra vida durmiendo.
  • Todas las noches nuestro cuerpo se repara. El cerebro realiza un reseteo y muchos órganos del cuerpo se depuran (como es el caso de la piel, el hígado, el páncreas…).
  • Nos asegura una vigilia llena de energía: dormimos para poder estar despiertos al día siguiente.
  • Regula nuestros biorritmos y garantiza el equilibrio entre nuestras funciones internas y las exigencias del medio externo.

Por ello, hemos elaborado una serie de indicaciones  que te ayudarán a dormir mejor.

Aquí van algunas recomendaciones:

  • Revisa tus hábitos: en algún momento, puede que te des cuenta de que estás teniendo hábitos incompatibles con un buen descanso. Quizá, la irritabilidad y la falta de energía diurna estén diciéndote que debes dormir más y mejor.
  • Toma algunas decisiones: una toma de conciencia y una buena reflexión sobre lo que haces día a día para cuidarte y estar mejor, es un punto de partida excelente para empezar a tomar decisiones con respecto a la necesidad de un descanso adecuado. Mira que te está impidiendo dormir y observa que pequeños pasos puedes dar para cambiar la situación.
  • Ponte en acción: Si no sabes por donde empezar, aquí tienes una lista de cosas que puedes hacer ya y que te darán la sensación de que estás haciendo algo muy bueno por tu salud:
    1. Cuida el espacio donde duermes: una buena cama, sábanas de algodón y almohadas cómodas. Buena ventilación. Temperatura fresca. No dejes conectados aparatos eléctricos ni teléfonos en tu habitación.
    2. Cuida de ti antes de dormir: cena ligero y antes de las 9:00 pm si es posible. Una infusión relajante puede ayudar mucho.Toma un baño calentito. Usa antifaz si no hay buenas persianas en tu habitación. No veas la TV, ni el móvil, ni las redes sociales al menos una hora antes de dormir. No tomes decisiones importantes en la noche.
    3. Cuida de ti todos los días: aliméntate bien, añade más verduras, fruta fresca y proteínas de buena calidad a tu dieta. Haz ejercicio físico ligero como caminar o yoga. Establece hábitos como darle prioridad al sueño cuando estás cansada. Practica mindfulness o meditación.
    4. Cuida de ti cuando estés en relación con los demás: procura tener relaciones afectivas que te aporten energía, en vez de que te resten. Tu también puedes aportar optimismo y vitalidad a la gente que te rodea. Pídele a los que viven contigo que te ayuden con respecto a tus necesidades de sueño.
    5. Cuida tu vida profesional: trata de controlar y gestionar el estrés laboral. Reflexiona sobre los horarios. Haz descansos.

Si además, crees que necesitas un cambio más profundo en cuanto a tu estilo de vida, a la gestión de cualquier preocupación, estrés o ansiedad que te esté quitando el sueño o no te deje dormir bien, no dudes en llamarnos…. ¡Podemos ayudarte!

En Terapia Viva hemos creado un plan de acompañamiento para resolver tus problemas con los hábitos de sueño a tres niveles:

  1. Trabajamos sobre qué acciones y conductas podemos ir desarrollando para que empieces a cambiar tus hábitos hacia una higiene del sueño óptima.
  2. También, identificamos qué factores están incidiendo en tu falta de descanso y te ayudamos a resolverlos.
  3. Y además, tenemos en cuenta las consecuencias emocionales, sociales y personales que estás teniendo en tu vida.

 Pide cita en el 644 976 627 y te ayudaremos, ¡la primera sesión es gratuita!