Es muy frecuente que, en los primeros años escolares de nuestros hijos, surjan dificultades de aprendizaje. Con una buena coordinación con el profesorado y una atención más estrecha, los peques las superan sin mayor problema. Pero, en ocasiones, estas dificultades persisten pese a que padres e hijos se esfuercen mucho. En estas situaciones, es importante que pidamos ayuda.

En Terapia Viva hemos creado un plan de acompañamiento integral en tres niveles:

  • por una parte, intervenimos con el peque, la escuela y el resto de la familia como sistema: Todos somos responsables y ¡todos podemos ayudar!; y..
  • por otra, no sólo nos centramos en la dificultad concretas del niño (escritura, lectura, cálculo, lenguaje, atención, concentración o impulsividad)
  • por último, trabajamos los sentimientos y emociones que le provocan (rabia, tristeza, frustración), y cómo lo integra en el resto de su vida, qué habilidades sociales puede poner en práctica y qué necesidades le van surgiendo.

Para alcanzar el de desarrollo y la autonomía, es fundamental crear un vínculo seguro con el niño en un espacio de confianza. Es importante estar en sintonía con el pequeño y seguir su ritmo. A través del juego, los niños expresan sus ideas sobre el mundo y ellos mismos, proyectan emociones y sentimientos propios, y hablan sobre lo que les ha ocurrido; pero además, a través del juego integran nuevos conocimientos, maneras de afrontar sus emociones y comportamientos distintos. Por ello, utilizamos estrategias de intervención como el juego terapéutico, el dibujo, la expresión emocional, la expresión corporal y el trabajo con muñecos.

Pide cita en el 644 976 627 y te ayudaremos