En este artículo vamos a resaltar la importancia de la autoestima en la adolescencia, ya que es un momento de múltiples cambios físicos, psicológicos y un estado de transformación que muchas personas viven de manera crítica.

Con los cambios físicos llegan muchas ideas sobre cómo sería el adulto que nos gustaría ser. Cuáles son los modelos sociales en los que nos vamos a fijar. Y con los cambios psicológicos se despiertan nuevas emociones y sentimientos, en cómo nos relacionamos con nuestros padres, con nuestros amigos, con el entorno, con nosotros mismos. Se despierta en la sexualidad y en el interés por las relaciones amorosas. Es el momento cuando los grupos de pares cobran una gran importancia. Todos estos cambios van a influir en el auto-concepto, el valor de uno mismo y en la autoestima.

En Terapia Viva abordamos la autoestima como un tema central, pues básicamente es el amor por uno mismo lo que nos puede hacer crecer, poner límites y desenvolvernos de una forma saludable. Trabajamos con los adolescentes en generar vínculos sanos y modelos adecuados que les permitan ser cada vez más autónomos e independientes sin que por ello tengan que romper o desarrollar conductas de riesgo.

Habilidades sociales

En la adolescencia, la necesidad de pertenencia al grupo de pares es de vital importancia, es una transición hacia la edad adulta y salir del núcleo familiar, que pasa necesariamente por adoptar una familia alternativa que normalmente es depositada en los amigos. Con los amigos da menos miedo explorar el mundo y a la vez es más seguro no hacerlo solo. Los grupos son como la zona de desarrollo próximo que describía Vicosky para dar el salto definitivo a la adultez, de tal forma que, muchas veces, son preferidos y antepuestos a la familia, pues es de ahí de donde se quiere el adolescente separar. Y es de ahí de donde es necesario que se separe. Desde Terapia Viva, podemos ayudar al adolescente a desarrollar relaciones sanas, a desenvolverse entre sus amigos de una manera auténtica y con seguridad y en el desarrollo de la empatí, en la habilidad para poner límites con respeto hacia sí mismo y hacia los demás, de tal forma que no se sienta excluido ni alienado.

Adolescentes: límites con amor

En Terapia Viva creemos que todos necesitamos límites. Desde niños tenemos la necesidad de que exista un principio y un final para todo, un orden y sobre todo necesitamos respeto: que nos respeten y respetar. Los límites los vamos a adquirir de nuestros padres y de las personas que nos cuidan y tiene algún trato con nosotros. Hay que tener muy en cuenta que cuando no se respetan nuestros límites nos sentimos invadidos y a veces, por la necesidad de complacer, de pertenecer y de no perder el amor dejamos que vulneren nuestro espacio vital tanto físico como psíquico. El traspaso de ciertos límites puede desembocar en un abuso más grave.

El adolescente tiene ya una historia, y trabajaremos en cómo se han ido incorporado los límites en su vida, la relación con sus padres, familiares, amigos, escuela o instituto. En Terapia Viva tratamos los límites como uno de los caminos para llegar a tener una sana autoestima pues los límites son la herramienta para estar en el mundo de una manera saludable. Es esencial cultivar la asertividad y poder decir que no para evitar conductas de riesgo. Como en todo, tanto el niño como el adolescente, practicará su asertividad y su capacidad de decir que NO con sus padres y cuidadores y a veces estas conductas de oposición son dolorosas para los padres aunque vitales para los hijos. En Terapia Viva ayudamos a las familias a conciliar la necesidad que tiene el adolescente de separarse tanto como la necesidad de oposición con la necesidad de los padres de ponerles límites. Y nosotros acompañamos para encontrar la manera de que todos puedan aprender a poner límites con amor.

Pide cita en el 644 976 627 y te ayudaremos