Las adicciones son hábitos de conducta o consumo de sustancias dañinas, en las que por dependencia psicológica y a veces fisiológica, la persona ha perdido el control y le resulta muy difícil prescindir de ellos.

Las adicciones sin drogas más comunes son la adicción al juego, a internet, a la comida… Y la drogadicción implica que la persona tienen una adicción a una sustancia: tabaco, alcohol, cocaína, cannabis…

Es una de las patologías que más dolor generan en la persona y su entorno. La persona suele estar irascible, de mal humor y no permite la ayuda del entorno. Además, la adicción conlleva un gasto económico, por lo que a veces, se generan deudas, que dañan aún más las relaciones familiares y de amistad. Cuando la persona se da cuenta de hasta donde ha llegado con su conducta, se siente solo, vacío, impotente, culpable y con la sensación de no tener rumbo.

Es imprescindible comprender que la adicción es una consecuencia de un dolor que se generó en la infancia. Estas personas suelen haber vivido situaciones que les llevaron a perder la confianza en si mismos y en los demás. El miedo que ello les genera, les lleva a evadirse de esa realidad de esta manera.

Cuando la persona supera las emociones que aquellas situaciones dolorosas le generaron, aprende nuevas herramientas y consigue restaurar la confianza en si mismo y en las demás personas, la adicción pierde sentido y tiende a extinguirse.

En Terapia Viva:

  • En la primera visita: realizamos una evaluación de la conducta adictiva: primer contacto con la sustancia, inicio del consumo regular, tipos de drogas que se han consumido, intentos previos fallidos para dejar las drogas, tratamientos recibidos, y consumo actual. En las adicciones sociales se realiza el mismo proceso de evaluación. El profesional también explica como se originan y se mantienen las adicciones e informa a los familiares, de cómo actuar ante las situaciones difíciles.
  • Durante el proceso:
    • trabajamos en contacto con otros profesionales, realizando así, un abordaje multidisciplinar. Contactamos con el médico de cabecera y si es necesario, con un psiquiatra que ayude a estabilizar la ansiedad con medicación durante el proceso terapéutico.
    • Elaboramos un plan de acción y os damos herramientas para ponerlo en marcha. Porque para nosotras, lo más importante es que la persona reconstruya su vida desde unos cimientos sólidos para que puedas apoyarse en ellos en el futuro.
    • Trataremos: la dependencia, las motivaciones, la constancia, la seguridad, la confianza, las emociones vinculadas con la adicción y la construcción de hábitos de vida saludables.

Pide cita en el 644 976 627